¿Qué es el «Corporate Compliance»?

Desde hace algún tiempo escuchamos esta difícil expresión sin saber qué significa.

La expresión puede traducirse como «el cumplimiento corporativo» y hace referencia a las actuaciones que realiza una empresa para asegurar el cumplimiento de la ley dentro de su organización.

Esto tiene especial importancia a la vista de la última reforma del Código Penal, que desarrolla la responsabilidad penal de las personas jurídicas (es decir, las empresas) que desde el año 2010 pueden cometer delitos y ser por tanto condenadas en el ámbito penal.

Para evitar esta situación y las importantes consecuencias que puede conllevar, la empresa deberá demostrar que ha implantado en su organización un «código de buenas prácticas», identificando los riesgos de incumplimiento normativo (según su actividad concreta) y que ha adoptado las medidas preventivas necesarias para evitar y controlar cualquier ilegalidad, o por lo menos que ha hecho un intento serio de que dichos delitos no se van a cometer por las personas que trabajan en o para la empresa.

El abogado Javier Bernalte Calle, especialista en temas penales, nos indica que ha desaparecido ya el viejo planteamiento de que las personas jurídicas no podían delinquir (solo las personas físicas cometían delitos). Con el nuevo Código Penal también puede darse la imputación de la empresa como tal.

  • ¿Qué tipo de delitos puede cometer una empresa?

TarjetasEl Código Penal selecciona una serie de delitos especialmente relacionados con la actividad empresarial, que pueden ser de diverso tipo: estafas, insolvencias, daños informáticos, publicidad engañosa, facturación fraudulenta, delitos contra la Hacienda pública y la Seguridad Social, delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, falsedad en medios de pago, blanqueo de capitales… 

Estos son algunos ejemplos de los delitos que pueden imputarse no solo a las personas que los cometan directamente sino también (y esto es lo importante en este momento) a las empresas, en el caso de que haya habido un beneficio directo o indirecto para las mismas.

  • ¿Qué consecuencias pueden darse para la empresa?

Además de la suspensión de actividades, clausura de establecimientos, inhabilitación para obtener ayudas o subvenciones y algunas sanciones más previstas en el Código Penal, las multas pueden llegar a ser de millones de euros.

  • ¿Qué puede hacer la empresa para evitar posibles denuncias?

La empresa puede ser vulnerable a posibles denuncias infundadas por parte de clientes insatisfechos, empresas de la competencia, trabajadores despechados… En definitiva, actuaciones de mala fe que podrían poner a la empresa en un serio aprieto.

Para evitar estas situaciones, o al menos para minimizar los riesgos, la empresa debe estar preparada. En palabras del penalista Javier Bernalte,

«las empresas deberían evitar estos riesgos implantando mecanismos internos de prevención y control de incumplimientos legales, ganando así en transparencia y tranquilidad».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *