Hacienda y la reclamación a los emigrantes retornados

En estos días la Agencia Tributaria está enviando cartas personalizadas (aunque no requerimientos) comunicando la obligación de declarar aquellos ingresos que se han obtenido en el extranjero. El caso general es el de aquellos jubilados, emigrantes en su día, que retornaron a España y que reciben una pensión de jubilación del país extranjero. En algunos casos perciben también una pensión en España porque trabajaron en nuestro país.

La situación de estas personas es que normalmente no han declarado esa pensión recibida en el extranjero, o incluso no han presentado declaración de la renta porque no llegaban al mínimo para declarar teniendo en cuenta solo su pensión española.

EmigraciónEstas cartas de Hacienda han causado un gran revuelo y desasosiego en estos jubilados, que tienen que regularizar ahora sus declaraciones de la renta de los ejercicios no prescritos (2010 a 2013) y además incluir esa pensión extranjera en su declaración de este año.

Es verdad que se da un plazo para esta regularización de varios meses (hasta el 30 de junio) y que si se hace de forma voluntaria en ese plazo no habrá sanciones ni recargos, además de poder solicitar un fraccionamiento del pago. Pero lo que no dice esa comunicación es que todos los contribuyentes no están en la misma situación y que su obligación de tributar en España por esas rentas extranjeras puede depender del país de origen.

La situación puede ser distinta para aquellos que reciben sus ingresos de Alemania, de Francia o de cualquier otro país y lo primero que hay que estudiar es el Convenio internacional para evitar la doble imposición entre España y el país que corresponda. Estos Convenios bilaterales internacionales son los que determinan qué tipo de rentas tienen que tributar y en qué país, y esto puede depender no solo del país concreto sino del tipo de renta de que se trate, de la nacionalidad del que lo recibe, de su residencia fiscal, etc.

El principio de jerarquía normativa sitúa estos Convenios internacionales por encima de las leyes internas españolas, por tanto deberá estudiarse cada caso concreto para determinar si hay o no obligación de hacer esas declaraciones complementarias a las que se refiere la carta de la Agencia Tributaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *