Más garantías para los consumidores y usuarios

El pasado 6 de octubre se publicó en el B.O.E. una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil que contiene varios puntos importantes, como la reducción de 15 a 5 años en el plazo para reclamar el cumplimiento de obligaciones que no tengan señalado otro plazo específico o la utilización de los sistemas telemáticos en la Administración de justicia para la presentación y recepción de escritos.

Pero queremos referirnos aquí a otro punto importante que viene a ser garantía adicional para la defensa de los consumidores y usuarios, y es la posibilidad de que el juez se pronuncie sobre la existencia de cláusulas abusivas en las reclamaciones interpuestas por empresas contra consumidores en un procedimiento monitorio.

El proceso monitorio es un procedimiento sumario, más rápido que los procesos ordinarios, que puede entablarse para reclamar facturas impagadas simplemente acompañando facturas, albaranes o certificaciones de las que habitualmente se utilicen en el tipo de relaciones concretas entre acreedor y deudor, pero que no necesitan del reconocimiento o conformidad de dicho deudor. Una vez presentada la reclamación, el juzgado requiere al deudor para que pague en un plazo de 20 días y si no lo hace (y no presenta tampoco una oposición fundada) se procederá a la ejecución, es decir, al embargo de sus bienes.

La modificación introducida en este proceso establece que cuando se trate de una empresa profesional que reclama el pago de una deuda a un consumidor o usuario a través de este proceso, el juez examinará previamente si existen cláusulas abusivas en el contrato y podrá decretar que la reclamación es improcedente o bien continuar el proceso pero sin la aplicación de las cláusulas que considere abusivas.

Consumidores

Se nos vienen muchos ejemplos a la cabeza… reclamaciones de empresas de telefonía, reclamaciones de los bancos…. Ante la reclamación por parte de una empresa, el consumidor tendrá una defensa mayor por parte del juez para situar a ambas partes en un plano de igualdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *